sábado, 1 de agosto de 2009

MUESTRA POETICA: MARIO GARCIA

IMITACIÓN A NARCISO


I
El amor está en el pubis,
en los dedos que acarician la floresta
y el estrecho espacio de tu carne palpitando
en las mismas caricias.
a
Desde la tristeza viene el amor
lleno de sal y saliva
como este dedo que baja
y sube
en el deslizante espacio de tu carne.
a
El amor siempre ha sido cueva, árbol,
follaje,
penetrando hasta las raíces mismas
del gusano,
allí donde el amor se derrumba
en sus propios huesos,
como una explosión de carne
………dentro de la carne.
a
Abrazamos el amor
en imaginados besos y abrazos
para caer y no caer
blandamente en el abismo agitándose
en el viento.

Como el poeta en la página
………acaricia la palabra muslo,
………labio,
clítoris (que faltaba en estos versos),
cree el hombre tocar a la mujer
y la mujer al hombre,
como el poeta al poema,
y cada cual se besa a sí mismo
en los labios del otro,
cada cual se roza a sí mismo
en la piel del otro que ama
la imagen creada por sus propios ojos.
a
Así como el poeta se ama a sí mismo en el poema
y en la superficie de la letra,
así el hombre, la mujer
acarician el propio sueño imaginado en sus ojos
y cada uno ama el amor
que para sí mismo ha creado
en su propio espejo.
a
14
a
A veces la página
es un desierto blanco extendido en la mesa
se levanta entre muros y cercos
llenando de alambradas
púas y filos las hojas,
entonces surge la palabra
como un torrente de células y estrellas
y quedamos horas,
segundos,
segundos que duran siglos,
como borrones sin historia
o historias sin nombres,
son éstos los días
que nos quedamos mirando
hacia el cieloa donde no quedan viajes ni recuerdos
y entre esqueletos y cenizas
el sol no es más que una
ampolleta iluminando los rincones
de la espalda
llenando de luz la hoja
y las pupilas vacías
de este creador sin nombre.
a
30 “Todo es tan falso
y tan hermoso” (*)
a
Siempre habrá una balsa en la memoria,
una orilla,
una interminable playa
hasta donde lleguen nuestros huesos
después de los naufragios,
porque aunque no quede ni la sombra de un árbol
habrá un poema que hable de un árbol:
por sus hojas muertas
seguirán creciendo las palabras,
el sol sacará la cabeza por el papel,
limpiando de sombras estas manchas,
haciendo crecer el pasto,
juntando las orillas,
cerrando las cicatrices bajo el pasto
verde de la tierra.

_________
* Gonzalo Rojas

2 comentarios:

Chelo Candia dijo...

bravo por mario... gran poeta.

Leo Lobos dijo...

un abrazo por la amistad, la poesía, la vida que se lleva.

abrazo desde Santiago de Chile al mundo.

Leo Lobos